electricista urgente medico

Subtitle

Blog

el electricista david correa

Posted by [email protected] on
Cambiar Potencia De Electricidad

Muchas familias españolas continúan pasando verdaderos apuros para llegar a fin de mes debido a la precaria situación económica que están padeciendo. Los delegados, entre quienes estaban George Washington, Benjamin Franklin y James Madison, rebasaron su encargo y redactaron una constitución nueva y más viable, la cual estableció un gobierno federal más poderoso y con facultades para cobrar impuestos, conducir la diplomacia, mantener fuerzas armadas, y reglamentar el comercio exterior y entre los estados.

Inmediatamente después de la Guerra Civil, las legislaturas de los estados surenos, temerosas de la manera cómo los antiguos esclavos pudieran ejercer su derecho al voto y también ávidas por rescatar lo que pudieran de su anterior estilo de vida, trataron de impedir que los negros votaran y decretaron códigos negros” para restringir la libertad de los antiguos esclavos.

La Administración de Obras en Progreso (WPA) fue una de las medidas más efectivas del Nuevo Trato, quizás porque se basaba en la creencia, nacida con los puritanos y casi universalmente aceptada por los estadounidenses de años posteriores, de que trabajar para la propia subsistencia es algo honorable y digno, en tanto que recibir ayuda que no se gana, caridad”, es algo degradante que resta a las personas independencia y sentido de autoestima.

Frustrados por el estancamiento de la situación coreana y enojados por las tomas de poder comunistas en Europa oriental y China, muchos estadounidenses empezaron a buscar a los responsables” y acabaron por creer que también en su gobierno podrían haberse infiltrado conspiradores comunistas que luchaban por socavar la democracia como sistema político.

Un número cada vez mayor de estadounidenses de todas las clases sociales se oponían a la participación de Estados Unidos en la guerra de Indochina, y en las elecciones de 1968 el Presidente Johnson se enfrentó a fuertes desafíos por parte de dos demócratas opuestos a la guerra: los senadores Eugene McCarthy y Robert Kennedy, este último hermano del Presidente John F. Kennedy.


Por cierto, esto del pelo trae un poco por la calle de la amargura a nuestros estudiantes por aquello de la diferencia entre pelo, cabello y vello (no se me ocurren más ahora), tanto en singular como en plural, a lo que habría que añadir que en turco no hay una palabra específica para «plumas» «plumaje», hasta el punto de que la palabra que usan para, por ejemplo, hablar del relleno de almohadas anoraks se podría traducir (literalmente) por «peloave».

Como nativo castellanoparlante, me rechinan un poco los dientes (no llego al llanto) cuando les leo que tienen un gato un periquito con un cabello muy bonito, me rechinarían si tradujeran por «soy su cabello del culo» la expresión que una señora, entusiasta pero no en exceso delicada, empleó en un meeting refiriéndose a su fidelidad incondicional hacia el presidente del gobierno.

También, a ver cómo digo esto sin que nadie se moleste, hay cierto dimorfismo en los establecimientos, siendo las barberías más futbolístico-viriles y las peluquerías (de caballeros) más fluorescentes-fashion y sus regentes más tipo «el hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso» los primeros y más andróginos los segundos respectivamente y sin que ello implique ningún juicio de valor por mi parte.

Cuando el barbero te quita el babero como haciendo una chicuelina al tiempo que le imprime un giro al sillón para que salgas disparado, exclama «Sıhhatler olsun», que es un dicho que tiene que ver con la salud dicha a la antigua («sıhhat») y que ha originado una de las palabras más difíciles de decir de la lengua (al menos para mí): «sanidad/salubridad» «hıfzıssıhha».

El caso es que encontrándose Estambul en zona sísmica y esperándose en un futuro incierto un terremoto de agárrate y no te menees (qué expresión más desafortunada, vaya por Dios), el estado ofrece interesantes ventajas y ayudas para aquellos propietarios dispuestos a derribar sus casas y construirlas de nuevo según la actual normativa, de forma que, se espera, dichos bloques, fincas torres no se vengan abajo y espachurren a alguien, incluidos sus residentes.

En ese caso te darían bastante morcilla de ser Turquía país católico como el nuestro, pero siendo poco consumida aquí la sangre de puerco (incluso a mí dicho así me suena asqueroso), en otros tiempos probablemente nos habrían llevado a la fuerza a la Hayırsız Ada Isla de los Desventurados, que era como los otomanos se deshacían de los perros callejeros, abandonándolos en un islote (futuro destino turístico, por otra parte) en lugar de envenenarlos con sabrosos embutidos como nosotros.

Aquí en Turquía lo típico es esa especie de ojo de cristal llamado con no demasiada imaginación «nazar boncuğu», puesto que «nazar» es «mal de ojo» y «boncuk» «cuenta», aunque según el diccionario también es la tapa del pozo porque ambas son cosas redondas con un bujero en medio (la verdad es que podría usarse para las piedras de molino, pero no).

Por aquel entonces (aunque tampoco hace tanto) acababa de terminar (expresión bastante tonta, «acababa» de «terminar») la traducción de Recuerdo de Estambul del amigo Ahmet Ümit, de quien también había traducido La tumba negra/Patasana Uno de los personajes de la novela, Evgenia, la novia del protagonista, tiene, herencia de su padre, una taberna llamada Tatavla, que es el nombre antiguo griego-rumí del barrio de Kurtuluş.

Mientras que el distrito/ilçe lo administra un alcalde (por traducir de alguna forma el «presidente/jefe de municipio» que se usa en turco), el «mahalle» lo lleva un «muhtar», que los diccionarios traducen por «alcalde pedáneo» y todos nos quedaríamos tan anchos de no ser porque mi hermana Carmen vive en una pedanía y resulta que sé lo que es y no es eso.

Con todo, la idea es muy similar según compruebo mirando los barrios de mi distrito casi-natal de mi ciudad ídem en un plano ad-hoc Los barrios no coinciden con las parroquias, pero muchos se llaman como la las parroquias, engloban parroquias que no aparecen nombradas en el barrio, vives en un barrio distinto al de tu parroquia, como le ocurre a mi madre.

Categories: None

Post a Comment

Oops!

Oops, you forgot something.

Oops!

The words you entered did not match the given text. Please try again.

Already a member? Sign In

0 Comments